Saltar navegador principal

Carta de la Presidencia de Área

Estimado hermanos:

Reciban un afectuoso saludo, deseamos que estén gozando de las bendiciones de nuestro Padre Celestial.

Les extendemos una invitación a servir una misión de tiempo completo como matrimonio misionero y hermanas mayores. Estamos seguros de que sus talentos, experiencias y testimonio, cultivado con los años, bendecirían y harían avanzar de gran manera la obra del Señor.

Si aceptan esta invitación los proyectos que les esperan serán gratificantes e interesantes. Actualmente, algunos matrimonios y hermanas mayores sirven compartiendo su testimonio y fortaleciendo a recién conversos y menos activos; otros colaboran en la preservación de registros e historias de la iglesia; otros más apoyan a jóvenes estudiantes a lograr su potencial mediante el programa de Fondo Perpetuo para la Educación; algunos más sirven en la obra del templo, la cual  ha sido tradicionalmente una excelente oportunidad de servicio para matrimonios mayores, entre otras maneras de prestar servicio.

Además de la misión de tiempo completo sirviendo fuera de casa, la Iglesia ha dispuesto la modalidad de servicio misional de tiempo completo desde casa; y aún existe la opción de servicio de tiempo parcial con jornadas desde 8 hasta 31 horas (ver detalle anexo). Estas nuevas modalidades extienden las bendiciones del servicio misional a quienes han tenido el deseo de servir, pero debido a sus circunstancias actuales ya sean económicas, de salud u otra índole, no han podido hacerlo.

El presidente Thomas S. Monson dijo: “Seguimos necesitando muchos más matrimonios misioneros. Según lo permitan sus circunstancias, al acercarse el período de su jubilación, y según lo permita su salud, los animo a ofrecerse para prestar servicio misional de tiempo completo. Tanto el esposo como la esposa sentirán mayor gozo al servir juntos a los hijos de nuestro Padre” (Conferencia General octubre, 2012).

Los animamos a considerar en oración como pareja y en lo individual para las hermanas mayores, nuestra invitación. Conversen con su obispo acerca del servicio que podrían proporcionar. Confiamos en que, al hacerlo, el Señor les indicará el plan que tiene para ustedes como matrimonio y como hermanas mayores.

Con amor, sus hermanos de la Presidencia de Área México.