PÁGINAS LOCALES DE MÉXICO | LIAHONA SEPTIEMBRE 2018

    La familia y su origen divino 

    Padre y madre cargando a su hijo

    El 23 de septiembre de 1995 la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles proclamaron al mundo el origen divino de la familia al señalar que “la familia es ordenada por Dios. El matrimonio entre el hombre y la mujer es esencial para Su plan eterno”1

                Asimismo, confirmaron la naturaleza sagrada del vínculo matrimonial y de las responsabilidades de los cónyuges: “... el matrimonio entre el hombre y la mujer es ordenado por Dios [...] El esposo y la esposa tienen la solemne responsabilidad de amarse y de cuidarse el uno al otro, así como a sus hijos [...] Los padres tienen el deber sagrado de criar a sus hijos con amor y rectitud, de proveer para sus necesidades físicas y espirituales, y de enseñarles a amarse y a servirse el uno al otro, a observar los mandamientos de Dios y a ser ciudadanos respetuosos de la ley dondequiera que vivan”2.

                Al comprender que nuestro Padre Celestial nos proveyó de un modelo perfecto para progresar eternamente, el cual es la familia, es necesario que estemos anhelosamente dedicados a fortalecerla. Con base en este principio, las páginas locales de la Liahona presentan artículos que nos recuerdan la importancia de la familia en el plan de felicidad de Dios; la forma en que el pertenecer a una familia nos ayuda a progresar; y los deberes sagrados de los miembros de la familia.

    Editores de las páginas locales


    Notas

    1. La familia: Una proclamación para el mundo”.
    2. Ídem.