PÁGINAS LOCALES DE MÉXICO | LIAHONA OCTUBRE 2018

    Recursos para trabajar en la obra del templo y la historia familiar

    Jóvenes usando una computadora

    Para ayudarnos a encontrar los datos de nuestros antepasados, a fin de realizar las ordenanzas salvadoras en su favor, la Iglesia pone a nuestro alcance una serie de recursos y herramientas que facilitan esa noble labor.

                El cuadernillo Mi familia: Historias que nos unen nos ayuda a comenzar. Es un instrumento sencillo para recopilar la información familiar, empezando por nosotros, luego nuestros padres, abuelos y bisabuelos. Podemos agregar nombres, fechas de acontecimientos importantes, fotografías e incluso historias familiares.

                Mientras avanzamos en el llenado de este cuadernillo, podemos transferir la información en línea, para ello, solo debemos crear una cuenta en FamilySearch, un sitio web de la Iglesia en donde podemos hacer búsquedas de información de nuestros antepasados fallecidos, elaborar un árbol familiar, ayudar a otros a facilitar el acceso a la información a través de la indexación, hacer el registro de recuerdos familiares incluyendo historias, audios, documentos y fotografías y, lo más importante, solicitar las ordenanzas del templo a favor de ellos.

                Es tan eficiente este servicio que, cada vez que el sistema detecta algún tipo de información relacionada a nuestros registros, envía una alerta al correo electrónico que hayamos registrado informándonos de un posible parentesco, de la relación de nuestros antepasados con algún registro histórico o crea un calendario personalizado de los acontecimientos especiales de nuestros antepasados.

                Actualmente, FamilySearch ha incluido doscientos millones de nuevos registros indexados de México los cuales abarcan todos los estados de la República, excepto Baja California Norte, Sinaloa y Tabasco.

                Nunca antes tanta información genealógica había estado a nuestro alcance de manera tan sencilla y accesible. Desde la comodidad de nuestro hogar, o desde el Centro de Historia Familiar de estaca, podemos buscar y encontrar nombres e imprimir tarjetas para hacer la obra en el templo. Sigamos el consejo del profeta José Smith: “Cuando el Señor te lo mande, hazlo”1.

                Al trabajar en esta obra recibiremos muchas bendiciones y cuando pasemos al otro lado del velo, nuestros antepasados tendrán la oportunidad de agradecer nuestro servicio, entonces será grande el gozo y la armonía familiar.


    Notas

    1. José Smith, Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia, pág. 170.