PÁGINAS LOCALES DE MÉXICO | LIAHONA JULIO 2018

    Ministrar con quórums del Sacerdocio de Melquisedec fortalecidos  y con Sociedades de Socorro fortalecidas 

    Primera Presidencia

    El ministerio del Salvador ejemplifica los dos grandes mandamientos: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente... Y... amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:37, 39). En ese sentido, Jesús también enseñó: “Vosotros sois aquellos a quienes he escogido para ejercer el ministerio entre este pueblo” (3 Nefi 13:25). 

    Anunciamos los siguientes ajustes para centrar los esfuerzos de los quórums del Sacerdocio de Melquisedec y las Sociedades de Socorro en ministrar como el Salvador enseñó: 

    • A nivel de barrio, un quórum del Sacerdocio de Melquisedec. Los miembros de los quórums de élderes y de los grupos de sumos sacerdotes ahora se combinarán en un quórum con una presidencia. A dicho quórum se le designa como el “quórum de élderes” y ya no habrá grupos de sumos sacerdotes en los barrios. 
    • Un quórum de sumos sacerdotes a nivel de estaca. La presidencia de estaca continúa prestando servicio como la presidencia del quórum de sumos sacerdotes. Los miembros de ese quórum son solo aquellos sumos sacerdotes que al momento presten servicio en la presidencia de la estaca, en los obispados, en el sumo consejo y patriarcas en funciones. 
    • La ministración reemplaza a los programas de maestros orientadores y de maestras visitantes. Los programas separados de la orientación familiar y de las maestras visitantes son ahora una labor coordinada a la que nos referimos como “ministración”, y la supervisan las presidencias del quórum de élderes y de la Sociedad de Socorro bajo la dirección del obispo. Ministrar es cuidar de otras personas a la manera de Cristo, y ayudar a satisfacer sus necesidades espirituales y temporales. 
    • La inclusión de los jóvenes en la ministración. La ministración incluye a las Laureles y Damitas como compañeras de las hermanas de la Sociedad de Socorro; y los presbíteros y maestros siguen siendo compañeros de los poseedores del Sacerdocio de Melquisedec. 

    Los ajustes en los quórums se deberán implementar de inmediato. Quizás los ajustes a la ministración lleven algún tiempo, pero deberán ponerse en práctica tan pronto como sea posible.