PÁGINAS LOCALES DE MÉXICO | LIAHONA AGOSTO 2018

    Una maravillosa bendición personal

    Mormón enseñó a su hijo Moroni: “... tenemos una obra que debemos efectuar mientras estemos en este tabernáculo de barro...”1. Al igual que ellos, todos nosotros tenemos una obra que realizar y, para conocer esa obra, podemos recurrir a la oración, la lectura de las escrituras y las revelaciones de los profetas modernos, sin embargo, podemos recibir guía y dirección personal de nuestro Padre Celestial a través de la bendición patriarcal.

                El presidente Thomas S. Monson enseñó que la bendición patriarcal es “un instrumento valioso que da dirección a nuestra vida, que marca los peligros que se nos interponen y nos traza un camino seguro hacia nuestra morada celestial”2. Esta bendición personal es una guía en el transcurso de nuestra vida y está al alcance de todos los miembros dignos de la Iglesia que la soliciten y se preparen para recibirla.

    Cómo prepararnos para recibir la bendición patriarcal

                A fin de enseñar a los santos la manera de prepararse para recibir la bendición patriarcal el presidente James E. Faust explicó: “Una vez que llega a comprender lo que significa esa bendición, la persona misma es quien tiene la responsabilidad principal de procurarla. Exhorto a todos los miembros de la Iglesia que tengan esa madurez a que se hagan dignos de obtener su bendición”3. Así vemos que la preparación implica conocimiento y entendimiento acerca de lo que es una bendición patriarcal, así como la dignidad personal para recibirla.

                Aunque no hay una edad específica en la que se deba solicitar la bendición patriarcal el presidente Faust señaló: “La bendición patriarcal es principalmente una guía para el futuro y no una lista de los hechos del pasado; por lo tanto, es importante que la persona que la reciba sea suficientemente joven para que muchos de los acontecimientos significativos de la vida aún estén en el futuro”4.

    Jovencita estudiando las escrituras

    Cómo nos ayuda la bendición patriarcal en nuestra vida

                En nuestra bendición patriarcal se declara nuestro linaje, ese conocimiento nos orienta para saber cuáles son nuestras bendiciones y algunos de nuestros propósitos en la tierra como parte de la casa de Israel. Esta bendición también nos ayuda a conocer las fortalezas y dones que poseemos, a fin de desarrollarlos para alcanzar nuestro potencial divino como hijos de Dios.

                El presidente Monson dijo que la bendición patriarcal “es una revelación para quien la recibe, es una guía segura que lo protegerá, lo inspirará y lo ayudará a obrar en justicia [...] No es para ponerla en un marco ni para publicarla. Más bien es para leerla. Es para amarla y para seguirla. La bendición patriarcal es para ayudarnos a pasar la noche más negra”5.

                Asimismo, el presidente Faust nos recuerda que: “Nuestras bendiciones nos alientan en momentos de desánimo, nos fortalecen cuando tenemos temor, nos consuelan cuando estamos afligidos, nos dan valor cuando nos sentimos llenos de dudas y nos dan fuerza cuando nos sentimos débiles de espíritu. Nuestro testimonio se puede fortalecer cada vez que leamos la bendición patriarcal”6

                Valoremos esta maravillosa bendición, pues es una muestra más del infinito amor que el Padre Celestial tiene por cada uno de Sus hijos.


    Notas

    1. Moroni 9:6
    2. Thomas S. Monson, “Vuestra bendición patriarcal: una liahona de luz”,Liahona, enero 1987.
    3. James E. Faust, “Las bendiciones del sacerdocio”, Conferencia General, octubre 1995.
    4. Ídem.
    5. Op. cit.
    6. Op. cit.