Saltar navegador principal
PÁGINAS LOCALES DE MÉXICO | LIAHONA AGOSTO 2018

Trabajemos en la historia familiar

Hermana Juana Ocote

Hace aproximadamente 30 años Juana Ocote trabajaba como cajera en un supermercado, ahí conoció a un joven empacador voluntario de tan solo 14 años. En alguna de sus pláticas cotidianas, entre cliente y cliente, él le explicó que era miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, pero a ella no le pareció interesante hablar de eso. 

            Pasaron los años, ambos cambiaron de trabajo pero su amistad continuó. En un momento emocionalmente difícil Juanita recibió el apoyo de su amigo a través de la visita de los misioneros, pues él creía que en el evangelio ella podría encontrar el consuelo que necesitaba. Y así fue, Juanita aprendió sobre el profeta José Smith y se identificó con él, pues ella también se preguntaba a qué iglesia debía unirse. Juanita se preparó y se bautizó el 11 de febrero de 1996; actualmente asiste al barrio Apizaco en la estaca Tlaxcala Norte.

            Como miembro de la Iglesia la hermana Juanita conoció la obra genealógica y supo que a través de ella sus antepasados también podrían disfrutar de las bendiciones del evangelio restaurado. Desde el año 2000 hasta la fecha, Juanita aprendió la forma en la que podía encontrar a sus antepasados y ha puesto manos a la obra: “Me emociona hacer mi obra genealógica y llevar esos nombres al templo, cuando encuentro nuevos nombres los visualizo como personas aún sobre la tierra y deseo que acepten el evangelio, me llena de gozo pensar que ¡ya los encontré! Nosotros somos quienes podemos ayudar a quienes han estado esperando por mucho tiempo”.

            La hermana Juana Ocote es débil visual, sin embargo, con la tenue luz que entra a sus ojos puede ver lo necesario para continuar trabajando en sus registros. Lo hace con gran entusiasmo y fe, pues también asiste al templo cada vez que su estaca programa una visita y lleva alrededor de 100 registros de sus antepasados para que puedan recibir las bendiciones que este evangelio sempiterno nos ofrece. Su debilidad visual no le impide avanzar en la obra ni ayudar a otros a hacerlo, pues además trabaja activamente como consultora de Historia Familiar.

            Su ejemplo inspira a quienes conviven con ella por su ahínco y perseverancia al trabajar en la obra del Señor.