Saltar navegador principal
PÁGINAS LOCALES DE MÉXICO | LIAHONA ENERO 2018

Invitemos a todos


“...y él invita a todos ellos a que vengan a él y participen de su bondad; y a nadie de los que a él vienen desecha…”

2 Nefi 26:33
Élder Paul B. Pieper
Élder Paul B. Pieper, de la Presidencia de Área México.

Estamos empezando un nuevo año en nuestras vidas, el año 2018. Qué bendición es vivir en un país donde gozamos el privilegio de adorar y servir a Dios juntos como hermanos en Cristo. La Presidencia de Área reconoce todos los esfuerzos que han hecho al leer El Libro de Mormón y vivir fielmente para recibir, como país y pueblo, las incomparables bendiciones prometidas en él. Asimismo, hemos visto el aumento de fe en sus ayunos, en el fiel pago de diezmos y en la observancia del día de Señor. Por todo ello, les extendemos nuestra gratitud.

     En 2018 el Plan de Área no cambia en relación con el del año pasado. Esto nos da la oportunidad de mejorar en las tres áreas de acción: 1) cuidar a nuestros pobres al ayunar y ser generosos en las ofrendas, y pagando un diezmo íntegro; 2) ayudar a otros a recibir las bendiciones del Evangelio invitándolos a participar con nosotros; y 3) mejorando nuestra observancia del día de reposo.

      El énfasis en este año será INVITAR, es decir, los miembros de la Iglesia invitaremos a TODOS los que estén a nuestro alrededor para participar en TODAS nuestras actividades en TODO momento, ya sea en forma individual, familiar, como barrio o estaca. Cada uno de los hijos de nuestro Padre Celestial necesita las bendiciones que Él ha prometido, Él espera que nosotros, quienes tenemos acceso a ellas, los invitemos a recibirlas.

¿Cómo puedo invitar?

     Piensen en su vida diaria por un momento, pregúntense ¿qué haré hoy? Ahora, piensen en alguien a quien invitar a hacer algo con ustedes. ¿Van a leer las escrituras hoy? ¿A quién invitarían para que estudie con ustedes? ¿A quién compartirían un mensaje de consuelo y fortaleza? Podemos invitar a alguien a venir a casa, hablarle por teléfono o enviarle un mensaje usando nuestro dispositivo con palabras como: “pensé en ti esta mañana, en el momento tan difícil que estás viviendo y encontré unos versículos que creo que te serán de ayuda. Léelos y cuéntame lo que te hicieron sentir.”

     Muchos utilizamos el transporte público cada día, aprovechemos ese tiempo de viaje para enviar mensajes inspiradores a nuestros conocidos a través de las redes sociales; durante el trayecto también podemos hablar con las personas alrededor de nosotros para ayudarles a acercarse más a Cristo y Su Iglesia.

Dos hermanas platicando

Invitemos a otros a participar en nuestras noches de hogar, en las actividades familiares y en las actividades de la Iglesia. Hablemos con parientes, vecinos o compañeros de trabajo de sus desafíos e invitémosles a orar y ayunar con nosotros para recibir la fortaleza y guía que necesitan. Exhortemos a asistir a la reunión sacramental y a las clases de la iglesia con nosotros, a participar en la Historia Familiar o en un taller de autosuficiencia.

     Muchas son las maneras en las que podemos invitar a nuestros conocidos, familiares y amigos, quienes no son miembros de la Iglesia o que son menos activos, a venir a Cristo y a su Evangelio a fin de recibir las maravillosas bendiciones que Él ha prometido.

Hagamos del 2018 en México el año de INVITAR. Escriban la palabra INVITAR con letras grandes y coloquen el letrero en el refrigerador. Cada mañana piensen y mediten sobre lo que harán y a quién van a invitar. Oren constantemente para que el Señor les inspire y guíe en el proceso.

     Les prometemos que si los miembros de la Iglesia pedimos al Señor, Él nos ayudará a invitar a TODOS a nuestro alrededor para participar en TODAS nuestras actividades en TODO momento, ya sea en forma individual, familiar, como barrio o estaca, así participaremos en la obra de salvación trayendo más almas a Él.


“He aquí, él invita a todos los hombres, pues a todos ellos se extienden los brazos de misericordia, y él dice: Arrepentíos, y os recibiré”.

Alma 5:33